Cuando se levantó de la siesta… ¡no recordaba cómo andar!