Esconde una cámara en su escote para descubrir cuántas veces le miran los pechos y así concienciar del cáncer de mama