El 20% de las 44 mujeres asesinadas en 2017 había denunciado a su asesino