Un 38,6% de las mujeres asesinadas en el mundo fallecieron a manos de sus parejas