Una de las dos mujeres arrolladas por un tren en Cantabria intentaba que la otra no se suicidara