Un total de 60 mujeres murieron en 2011 víctimas de la violencia de género