Las mujeres sufren más la eyaculación precoz que los hombres