El desayuno más caro, 101 euros por un croissant