El 70 por ciento de las multinacionales asegura que aumentará sus inversiones en cambio climático