Se multiplican las denuncias por la saturación de la sanidad pública