Se multiplican las escenas de violencia en las calles de Barcelona