La música triste, buena para la salud