El retraso de un avión se convierte en un verdadero musical