Los músicos reconocen que no denunciaron antes las prácticas de Millet por miedo