Tras 20 años en Barcelona, le niegan la nacionalidad por “no estar adaptada a la cultura española”