Las nadadoras de sincronizada de un club de Galicia, empujadas a entrenar en mar abierto