¿Cómo nadie pudo darse cuenta del secuestro durante 10 años?