Las naranjas decomisadas, a casa de los funcionarios