Nuevo golpe a los narcopisos en Barcelona