La natalidad es aún menor que en plena Guerra Civil