El nazareno se pone el chubasquero para recorrer las calles de Bilbao