Se necesitan varones, de entre 18 y 40 años, como donantes de médula