Nadie creyó en su dolor hasta que murió y encontraron un tornillo en sus cenizas