El negocio del silencio, cada vez más demandado