La caja negra confirma que el tren circulaba a 190 km/h al entrar en la curva