Los neonatos se sienten como en casa en el Hospital de Vall d’Hebron