Un neonazi convertido al Islam mata a sus compañeros de piso por no respetar su fe