Una "nieta" a domicilio para luchar contra la España vacía