La nieve se ceba con el norte y este de la Península