Laia nunca salió del edificio de sus abuelos