Una niña de 5 años paseando por una cornisa a 25 metros de altura durante 20 segundos eternos: el juez investiga cómo pudo pasar