La niña abandonada por sus padres adoptivos se quedará en España