Inbar, la niña israelí de 8 años que jugaba con serpientes