La niña atacada por un león marino puede tener una infección potencialmente mortal