Un niño consigue ganar un millón de dólares al año con sus vídeos