Un niño ciego traduce al braille las cartas de los restaurantes de Cádiz