La sonrisa del pequeño Benjamín se apaga pero queda en el recuerdo de los bomberos de Marbella