El angustioso momento en el que un sofá atrapa a un niño