Los niños que viven cerca de calles con tráfico tienen hasta un 40% de riesgo de tener asma