Los niños de ciudad, con asma