Los niños no deben pasar más de dos horas frente a tabletas y móviles