Ocho niños murieron en 2008 a manos de sus padres