Los niños, las primeras víctimas