Los ninots falleros, más catalanes que nunca