Veinte segundos de magia pirotécnica ponen la guinda en la 'nit de la cremà' en Alicante