La ingeniosa explicación de por qué el 'no' de una mujer siempre significa 'no'