La noche al raso para renovar los permisos de residencia