Open Arms regala la mejor Navidad a los niños inmigrantes jugando al 'caga tió'