Los países nórdicos lideran la igualdad de género frente al poco progreso de América Latina