La normalidad se impone en el primer día laborable sin tabaco